Carta abierta a mi ilustradora favorita

Querida niña:


Cuando estés coloreando esos elefantes del libro de inglés y recibas regaños por salirte de las líneas y colorear en diferentes direcciones, no te sientas mal. Tan solo tienes 6 años y verás como dentro de algunos más comenzarás a hacer lo mismo a propósito.


No sé qué tipo de adulto soy aconsejándote lo siguiente, pero nunca dejes de dibujar en las paredes, aunque la casa en la que vives sea rentada y cuando llegue el momento de desocuparla tu mamá te ponga a borrar todos tus dibujos. Solo quiero que sepas que cada uno lo valió, sobre todo ese de la mujer gigante con vestido de escalera.


Quizá deba recordarte que robar es malo, entiendo que no es tu costumbre, pero por más que te gustara, no debiste quedarte con el libro del perrito que construye su casa. Aunque sí debo contarte que, con todo y la culpa, sentí muy bonito cuando lo volví a encontrar en un cajón. Lo que sentiste con ese libro lo volverás a sentir con muchos más y con el tiempo conocerás más libros hermosos llenos de dibujos maravillosos.


¡Ah! Se me olvidaba decirte que no te frustres porque en el kínder, por más que lo intentaras no te salía dibujar los monitos con cuello; llegará el día cuando tus dibujos salgan con cuellos muy largos. Te recomiendo que en cuanto tengas acceso a internet busques quién fue Modigliani.


Mientras puedas, sigue disfrutando de las portadas para colorear de los exámenes, solo existen en la primaria y las vas a extrañar.


Que bueno que sepas dibujar tan bien a las chicas super poderosas, pero también sería muy bueno que de vez en cuando dibujaras esas ideas que tienes en tu cabeza. Deja pasar el enojo que te causa que no te salgan tal y como las imaginas cuando cierras los ojos.


Sigue dibujando, no serás diseñadora de modas como en algún momento se te ocurrirá, pero créeme, hay muchas cosas más a las que te puedes dedicar para dibujar toda la vida. No te preocupes y sigue leyendo, estás a unos años de descubrirlo.


En la primaria fuiste la que más bonito dibujaba, pero cuando entres a la secundaria tendrás al menos dos compañeros en tu misma clase que también lo hacen muy bien, no te sientas mal. No, no eres la que mejor dibuja, pero te encanta hacerlo y eso es lo que más importa. Vas a seguir conociendo a gente extremadamente talentosa. Yo solo te aconsejo que este es un muy buen momento para que aprendas a no compararte, a no hacer menos a los demás y a seguir dibujando, incluso aunque a los demás les haya dejado de importar.


¿Te acuerdas de los lápices de colores que te obsequió mamá? Dijiste que eran el mejor regalo que has recibido. ¡Demuéstralo y acábatelos! Será mejor que verlos tristes y abandonados.


Cuando llegues a la preparatoria empezarás a tomar decisiones importantes. No te asustes, solo asegúrate de seguir estos pasos:

  1. Entiendo que empiezas a creer que las revistas de moda no sirven para nada, pero necesito que compres una más, ¡tan solo una! En esa última revista descubrirás algo muy importante.
  2. Hojea la revista. ¡Sí! Para justo ahí donde algo ha llamado tu curiosa atención. Busca esa dirección que está al pie de página. Dirige a un blog, revísalo. ¡Sí! ¡Sigue!… ¡Llegaste!

Sé que estás impresionada, pero créelo. ¡Hay gente cuya profesión es dibujar! Se llaman ilustradores y a partir de ese momento decidirás que tú quieres ser también una de ellos.


Para ese entonces ya sabrás a qué te quieres dedicar, pero te recuerdo algo: no dejes de echarle ganas a tus demás materias. ¿Enserio necesitas preguntar para qué necesitarás el cálculo integral si vas a ser ilustradora? Bueno, en Twitter tienen razón y déjame repetirte que si quieres ser una buena ilustradora tienes que saber de todo, tienes que cultivar la mente más curiosa de todas. (Aparte estuvo padre poder presumir en la escuela de artes que eras una de las mejores estudiantes de cálculo integral de la preparatoria, aunque a mí a estas alturas ya se me olvidó todo).


Ese blog que se te ocurrió empezar, por favor, intenta mantenerlo vivo.

Cuando llegues a la universidad te van a surgir muchos miedos y dudas. Toma las cosas con calma pero no demasiada. En cuanto se te meta la ideal a la cabeza: ¡Cámbiate de carrera! Sí, se te va a hacer extraño porque muchos de los ilustradores que conozcas son diseñadores… Y sí, durante esos cuatro años no vas a poder explicar muy bien por qué tomaste esa decisión. Te confesaré algo: Aún no logro encontrar las palabras precisas para explicarlo, pero te puedo asegurar que gracias a lo que aprenderás en Artes Visuales vas a encontrar esa voz que estás buscando.


Fabi, no dejes de dibujar.


Siempre vas a tener miedos, dudas e inseguridades; pero tendrás dos opciones: a) Quedarte en dónde estás, cómoda y contenta, pero preguntándote dónde estarías si no hubieras dejado que el miedo te comiera, o b) Usar tus inseguridades como una oportunidad para mejorar, escuchar la voz de tus dudas e intentar darles una respuesta, y tomar ese miedo por los cuernos para que te lleve a nuevos lugares. La decisión es tuya y prometo ayudarte.


Aquí me despido, pero, ¿sabes?, me doy cuenta que he aprendido más de ti que lo que yo pretendía enseñarte. Extraño tus ojos que en todo veían belleza digna de plasmar y tus manos que hasta parecía que te dolían cuando no estabas creando algo.


Quisiera quedarme a hablar contigo un poco más, pero en esta vida adulta aún me quedan muchas cosas por hacer hoy. Te dejo, pero te aseguro que en cada ilustración que haga, estarás ahí. Uno siempre tiene sus referentes y tú, pequeña niña, siempre vas a ser mi ilustradora favorita.

— Lilith

Las cosas que me motivan

DSC_51282016-04-19-04.46.11-1-1-768x432

 

Como ya lo había contado en la entrada anterior, decidí elaborar un álbum ilustrado como proyecto para obtener mi título de Licenciada en Artes Visuales. Con un semestre tan pero tan pesado a veces me he preguntado si fue una buena idea elegir eso en vez de una investigación que solo me arroja datos que deben ser presentados adecuadamente y listo, ¿para qué he buscado complicarme la vida?

Bueno, no me arrepiento. He aprendido tanto en las últimas semanas metiéndome bien al fondo del tema que el proceso se me ha hecho muy natural. Además, todo esto es tan hermoso: crear una historia, crear personajes, hablar en lenguajes visuales, etc.

Ilustrar me llena el corazón de esas mismas cosquillas que uno llega a sentir cuando se enamora. Estar en contacto con el papel, que parezca que no estás haciendo nada cuando en realidad estas tratando de encontrarle sentido a muchas cosas en la cabeza para al final poder sacarlas en forma de una linda escena que te inspira la historia completa, llenarte de pintura, que las manos huelan a grafito, tocar las acuarelas, las lindas formas que se dibujan en el agua cuando limpias los pinceles, poder leer tu historia al fin en limpio después de tantos borradores. Todas estas son cosas que me hacen sentir viva.

Últimamente siento mucha ansiedad porque quisiera ya estar dedicándome a esto por completo, sin distraerme por materias que, aunque he aprendido bastante, no me llenan como esto lo hace. Pero supongo que solo este mes que queda debo usar eso como motivación para terminar de la mejor manera lo que todavía falta.

A punto de terminar/comenzar

ManzanitaLa soledad presente

Estoy a dos meses de terminar la licenciatura en Artes Visuales y la verdad estoy muy emocionada. Como parte de los requisitos para obtener mi título debo realizar un proyecto de investigación o de producción, he elegido la segunda opción y estoy desarrollando un álbum infantil ilustrado.

Con esto han surgido muchas dudas e inseguridades en mi cabeza, pues aunque poco a poco he encontrado mi estilo al ilustrar considero que mis ilustraciones han sido muy decorativas hasta la fecha y carecen de narrativa. Pero en vez de preocuparme he estado trabajando para desarrollar eso que me hace falta. Cuesta bastante trabajo dar ese pasito, pero con la segunda imagen de este post creo que si un gran salto.

Estoy feliz y ansiosa por crecer en cuanto estilo y narrativa al ilustrar. Esto llena mi corazón.

XXIV FIL Monterrey

Processed with VSCOcam with f2 presetCaptura de pantalla 2014-10-13 a la(s) 4.56.03 Processed with VSCOcam with f2 presetCaptura de pantalla 2014-10-13 a la(s) 4.55.32Captura de pantalla 2014-10-13 a la(s) 4.55.42Processed with VSCOcam with f2 preset

Captura de pantalla 2014-10-13 a la(s) 4.55.12Processed with VSCOcam with f2 preset

Ayer desperté especialmente feliz porque sabía que unas horas después estaría en la Feria Internacional del Libro, en Monterrey. Estuve colaborando con la Mtra. Lizbeth Elejalde y su precioso Taller de Storytelling que consta de una innovadora metodología mediante la cual los niños (¡o cualquiera!) pueden ir creando sus historias. Fue hermoso estar con los niños y ver que tanto tienen por decir y sorprenderme de cuan bien saben decirlo.

Cuando llegué a Cintermex debo confesar que me llené de tantita nostalgia que vengo arrastrando desde el 17 de abril de este año porque aunque aún no entiendo muy bien como está la cosa, mucho tiene que ver la edición de este año de la FIL con el Gabo que siempre pensé que iba a conocer y que ésta pudo ser la vez, pero no.

Había muchas cosas hermosas, libros tan bellamente escritos y otros tan hermosamente ilustrados que andaba cantando un poquito de la felicidad. Compré dos, Doce Cuentos Peregrinos, que había estado buscando durante mucho tiempo; y Los Cisnes Salvajes, que me enamoró al instante por las hermosas ilustraciones de Joanna Concejo (enchanté!).

Fue una experiencia encantadora, creo que quiero vivírmela de feria en feria.

ñ<3

Empezando todo de nuevo

La última entrada de este blog es de 2011, eso fue hace tres años. A rato parece más, a ratos menos.
La vida es muy diferente tres años después y yo también. Mucho tiempo estuve pensando en borrar el blog y empezar otro desde el principio, pero hay algo que me gusta de tener todo el principio. Hay cosas que me avergüenzan un poco, otras mucho y otras que no me gusta volverlas a pensar, sin embargo me gusta ver el proceso completo, como han crecido mis ilustraciones y yo junto a ellas. Hay mucho por actualizar y espero seguir haciéndolo.

Gracias por empezar de nuevo conmigo.

ñ